viernes, 19 de junio de 2009

Con lo que eso duele


Si sólo te pido que me dejes caer en las arenas movedizas del olvido, ¿por qué te resulta tan difícil de sobrellevar mi deseo crónico de abandono?.
Si no supiste acompañarme en la construcción, no te me acerques ahora en el derrumbe.
¿No te cansaste ya de alfiletearme los ojos a través del muñeco vudú que llevás colgado del cuello?
Cuando no hago nada, me pedís el todo.
Cuando avanzo un casillero, pateas el tablero.
Dicen que las mujeres tienen un sexto sentido, a mi me pinta histeria de pura cepa.
No te percibo astuta, más bien te leo irónica.
Ni te recuerdo contemplativa, sino bastante lejana.
No tengo segundas intenciones, apenas tenía unas pocas primarias que te comiste en la tercera cena a media luz.
Camino con una venda en los ojos para no verte en los portarretratos, pero te encuentro en las texturas de lo que tanteo a diestra y siniestra.
Cuando pruebo otros mares con la puntita del dedo, separás las aguas dejándome en el más estéril desierto.
Soy vulnerable a tus exquisitos dones: me enamoran tu egoísmo, tu frigidez, tu inconstancia y tu iniquidad. Ah, ¿pero cómo?, ¿esos eran tus defectos?, tengo mala memoria para los buenos momentos…
A veces me siento un súper héroe, tantas otras me creo que no valgo la pena…
Y cuando asomo el hocico, aparecés presta a fumigar mi atrevimiento.
Te gusta damnificar mis sentimientos, andás por mis jardines clavando tu taco aguja en mis canteros.

Paula Hewson.
06/2009.

Para un amigo, sobreviviente de la estocada del amor. Corte orejas querido, deje la jindama rendida en la arena!.

2 comentarios:

PeterG dijo...

Muy bueno Paula!

Marcela Vivar dijo...

Paula describiste tal cual me siento casi como si lo hubiera hecho yo. Muy bueno realmente.

Casarino usted sabe que la quiero, no?