miércoles, 17 de junio de 2009

Delirium Tremens

Tu cepillo de dientes me sonrío,
yo estaba sentada en el inodoro, mirándolo por ver algo,
y te juro que me sonrío con la boca bien abierta,
mostrándome todos sus dientes / cerdas.

Traté de no darle importancia al hecho,
distrayéndome en los quehaceres del feriado,
hasta que me iba para la cocina
y noté que las pantuflas que me regalaste me seguían.

Entonces opté por un tilito, que bajo las circunstancias no venía mal.
Y mientras esperaba frente a la pava,
atrapada en una ráfaga de estornudos,
el pingüino blanco que me trajiste de Tandil
me deseó un “salud” tan clarito que no pude más que agradecerle.

Aún así intenté no preocuparme y me tomé una aspirina.
Me supuse cansada, y la rojita esa, la plus, dicen que activa.
Pero me asusté un poco cuando ya en el escritorio
el mouse que me conectaste el lunes
trepó por mi antebrazo y se acurrucó en mi hombro.
Ronroneando rarito.

Preferí acostarme un poco,
pero salté de la cama bastante nerviosa
cuando tu remera verde salió de debajo de la almohada
y comenzó a lamerme los pezones.

Me fui a dar una ducha, con la música fuerte,
como para espantar fantasmas, viste?
El problema fue cuando abrí la puerta del baño
y estaban todos los cd’s que me prestaste
bailando en ronda al compás de Todo Se Transforma, de Drexler…

Cuando me senté desnuda en el sillón,
tratando de prenderme el cigarrillo con el pulso alterado,
tu BIC amarillo grande, el que te dejaste en casa,
se encendió y me lo prendió con un guiño cómplice.

Yo te vengo diciendo que tenemos que vernos mas seguido.
Pero vos me decís que exagero.

MC
Junio 2009.

5 comentarios:

PeterG dijo...

Por fin. Besos.

Marcela Vivar dijo...

Y ahora que te leo me estoy muriendo de ganas de verte. Excelente amiga!

Anónimo dijo...

No estas grande ya para jugar en la internet y los blogs? eso es para adolescentes calenturrientos...ajajajajaja!
Enzo.

Anónimo dijo...

Es bellísimo, puras imágenes!!!! yo, la que se había ido a bañar y acá está deleitándose con tus escritos.

fisasti dijo...

Che muy bueno! Me encanta que un poema trate de algo tan cotidiano. Felicitaciones =)